Mito: el hecho de llevar demasiado las gafas hace a los ojos “dependientes” de ellas.